Restaurante Peyote San Madrid Opiniones

Restaurante Peyote San: Cocina Fusión Japo-Mex en Madrid

¡Muy buenas! ¿Cómo estáis?

Lo sé. Llevo unos días desaparecida, pero ya estoy por aquí otra vez. Y vuelvo para hablaros de Peyote San, un nuevo restaurante japo-mexicano que estoy segura de que os va a encantar. El local es chulísimo y tiene una carta de lo más original…

¿Estáis preparados para descubrir lo mejor de la cocina fusión?

1. ¿Qué es Peyote San?

Todo depende de a quién preguntes. La verdad es que no resulta fácil definirlo, pero yo diría que se trata de una especie de cantina nipona de alto nivel.

2. ¿Y qué tiene de especial este restaurante?

El concepto exótico y atrevido, la ubicación privilegiada, el ambiente agradable, el servicio atento, la buenísima relación calidad-precio

Obviamente, son muchos factores los que influyen en el éxito de un proyecto, pero Grupo Larrumba, al que pertenece Peyote San, ha dado con la fórmula infalible. No llevan demasiado tiempo en el sector hostelero y, sin embargo, todas sus apuestas gastronómicas se convierten en sitios de moda en cuestión de meses.

Es probable que os suenen otros nombres como Habanera, Pipa & Co, Perrachica, Frida, Marieta… Pues sí, son los hermanos mayores de Peyote.

3. ¿Cómo es la carta?

En la carta encontraréis platos mexicanos y japoneses tradicionales, así como otros que nacen de la fusión de las dos cocinas. También tenéis una amplia selección de vinos y cócteles que, según he leído, merecen la pena… pero no puedo comentar nada más al respecto, ya que ni bebo ni entiendo de alcohol.

Al final del post os he dejado un enlace a la web oficial del restaurante para que podáis cotillear la carta completa (coctelería incluida).

Las raciones en general no son grandes. Ojo, recalco que he dicho “en general”. Luego no quiero lloros si pedís la costilla de res con salsa teriyaki y no sois capaces de terminárosla. Estáis advertidos ;-)

Carta Peyote San - costilla de res teriyaki

4. ¿Quiénes son los chefs que están detrás de todo esto?

Por un lado, Hugo Muñoz (antiguo jefe de cocina de Kabuki y de KBK Aravaca) aporta su conocimiento de cocina japonesa.

Por otro, Roberto Velázquez (mexicano y chef ejecutivo de Larrumba) junto con Santi Aroca (de Punto MX) se encargan de la parte mex.

Y la carta de coctelería ha sido diseñada por Carlos Moreno, un “fuera de serie” al frente del equipo de baristas.

¿El resultado? Un “delirio” o “alucinación gastronómica”, como dicen ellos mismos. Aunque yo prefiero traducirlo como “una creativa mezcla de sabores que no deja a nadie indiferente”.

Restaurante Peyote San - carta

5. ¿Preparados? ¿Listos? ¡Comencemos con la visita!

Sábado 14 de octubre de 2017. Dejamos el coche en uno de los parkings que hay justo al lado del restaurante. Somos 4 personas y tenemos una mesa reservada para comer a las 14:15 h. *Fundamental ir con reserva, que no se os olvide.

Nada más entrar, me llaman la atención varias cosas: la sensación de amplitud, los grandes ventanales, los coloridos graffitis que cubren las paredes, la decoración moderna y cuidada (estilo industrial), el volumen perfecto de la música, el personal muy amable. Así, a priori, tiene buena pinta.

Peyote San - graffitis México Japón

En el local se pueden distinguir varias zonas de mesas: algunas con bancos de cuero, otras con sillas tapizadas. Luego está la terraza cubierta, que me parece preciosa, y la barra donde preparan sus famosos cócteles.

Mirad estas fotos del interior:

Restaurante Peyote San Madrid - barra

Restaurante Peyote San Madrid - mesas y bodega

Restaurante Peyote San Madrid - barra, mesas y gran ventanal

Restaurante Peyote San Madrid - interior

Restaurante Peyote San Madrid - terraza cerrada

Una vez tomamos asiento, nos traen las cartas, una jarra de agua con forma de pez y un aperitivo de pan de gambas (cortesía de la casa). Puede que ahora mismo os estéis imaginando el pan de gambas que regalan al pedir comida a domicilio o el que os ponen cuando vais a comer/cenar al chino del barrio. Pero no. No exactamente. En Peyote la idea es jugar, experimentar. Así que la sugerencia consiste en probar este snack con unas gotas de jugo de lima, salsa picante Valentina, una mezcla de 7 especias japonesas y gránulos de pollo deshidratado. Simple a la par que sorprendente.

¿Y nosotros qué pedimos?

Empezamos con unos entrantes para compartir:

Buñuelos rellenos de pulpo con mayonesa japonesa y salsa takoyaki. Increíblemente suaves y cremosos, se deshacen en la boca. Vienen presentados con katsuobushi, que son finísimas láminas de bonito, casi transparentes, que proporcionan un sabor ahumado muy sutil.

Tortillitas soufflé rellenas de crema de frijol y cochinita pibil, coronadas con cebolla morada. (La cochinita es una carne de cerdo adobada y asada al horno, típica de la región de Yucatán).

Tacos Acapulco: gambas en tempura y ensalada de col aderezada con salsa Valentina, todo ello envuelto en una tortilla de harina de maíz.

A continuación llegaron los platos principales:

Temaki de pollo frito al estilo japonés con almendras y mole (que es la madre de todas las salsas mexicanas, dulce y picante a la vez). Los camareros ya te advierten de que es una ración bastante pequeña, así que recomiendan pedir 2 unidades o algo para acompañar.

“Te rompo los huevos” (lo siento, pero yo no pongo el nombre a los platos): son huevos rotos con sashimi de atún, totopos -más conocidos como nachos- y guacamole.

Tori-No Karage. Se trata de jugosos trocitos de pollo (de la parte del muslo) macerados en soja y jengibre y posteriormente fritos al estilo japo. La ración es hermosa.

Yakimeshi: un arroz típico japonés que se suele hacer al wok salteado con verduras, huevo y, en este caso, marisco (concretamente gambón y chipirón). El toque de salsa diabla le da un sabor espectacular. Muy muy rico. A mí me ha recordado un poco al arroz chaufa peruano (no sé si lo habréis probado en alguna ocasión…).

Rematamos con un par de postres:

Pastel de 3 leches mexicano, que es como un bizcochito bañado en leche con cobertura de merengue y fresas naturales.

Tarta de Feliz Cumpleaños, elaborada con galletas María, chocolate con leche y Lacasitos. ¡Buenísima! Al parecer, es el “postre estrella” del Grupo Larrumba y lo podemos encontrar en todos sus restaurantes (aunque de esto nos enteramos después).

Por cierto, me suelo fijar bastante en los detalles y reconozco que me gustó mucho tanto la presentación de los platos como el diseño de las vajillas y cristalerías.

Echad un vistazo:

En realidad, nos hubiera gustado probar más cosas, pero el estómago es limitado… Una buena excusa para volver, ¿no? Para la próxima visita, nos quedan pendientes varias recomendaciones, entre ellas el curry japonés de bonito, los célebres tacos al pastor, el ikezukuri, las gyozas de pollo y los gunkan de cochinita. ¿Quién se anima?

6. Info útil para ir terminando:

Me dicen por el pinganillo que me enrollo como las persianas. Así que concluyo rápidamente con algunos datos de Peyote San que os pueden interesar:

¿Qué tal de precio?

Unos 30-40 euros por persona aproximadamente, habiendo pedido en total 2 bebidas (aparte del agua), 3 entrantes, 4 platos, 2 sides o acompañamientos, 2 postres y 3 cafés. Eso sí: nada de vino y nada de cócteles.

¿Cuál es el horario?

Abre de lunes a viernes de 13:00 a 2:30 h, y sábados, domingos y festivos de 11:00 a 2:30 h.

¿Dónde está?

En la calle Marqués de la Ensenada, 16 (en pleno Colón, Madrid). Pinchad en el mapa si queréis ampliarlo:

Mapa de localización Restaurante Peyote San Madrid

¿Cómo reservar?

Tenéis varias opciones:

Teléfono:  (+34) 91 088 22 12

Email:  reservas@peyotesan.com

Web:  https://www.peyotesan.com/

Y vosotros… ¿sois de los que disfrutáis con la cocina fusión? ¿Conocíais ya este restaurante?

Dejadme algún comentario, porfa. Me encantaría saber vuestra opinión :)

¡Hasta pronto!

P.D.: Gracias a Madrid Cool Blog por prestarme algunas de sus fotos.